Plantas y flores para cada estación

Plantas y flores para cada estación

La Argentina es tierra de bendición, tradición, alegría, color, con el mejor mate del mundo y con los mejores futbolistas del planeta, pero no nos quedamos allí, pues Dios ha sido muy agraciado con nosotros, otorgándonos una situación geográfica privilegiada y digna de envidiar, con lo cual tenemos la dicha de disfrutar de cada una de las estaciones del año (otoño, invierno, primavera, verano) a plenitud de su esplendor, con lo cual no sólo nosotros vivimos el cambio climático, pues todos los seres vivos lo sienten.

Obviamente las plantas no están exentas de las estaciones, por lo cual cada una de ellas tiene su época floral, donde se muestran a plenitud al punto de dar frutos, por eso hoy nos encargaremos de mencionarte algunas de las plantas más prósperas por cada estación en Argentina y qué tipo de cuidados deben tener.

Empecemos hablando sobre la primavera, la estación que representa el inicio de la vida floral por excelencia. Acá en el cono sur, esta estación da inicio entre los días 22-24 de Septiembre, en Buenos Aires y en la mayoría del territorio argentino durante esta época podemos experimentar temperaturas que oscilen entre los 12 y 18°, temperatura ideal para plantas como:

La prímula, son plantas de interiores que pueden vivir durante todo el año, pero que necesitan el clima de la primavera para florecer.


El Jacinto es otra flor de interiores de fácil cuido y que ve su punto máximo de hermosura durante la primavera. Estas no requieren de un suelo rico en nutrientes, sólo agua bastará, sin embargo debemos ser cuidadosos, pues el agua solo debe tener contacto con sus raíces, de hacerlo con otra parte podría estropearse.


El kalanchoe y la azalea son plantas que necesitan de un suelo ácido, agua sin cal y recibir mucha luz, pero no de forma directa, suena lidioso, pero la belleza de su florecer lo vale.


El narciso y el tulipán son flores únicas de esta época, pues son plantas bulbosa de deliciosa fragancia cuyo trabajo de desarrollo y florecimiento demora entre 115 y 120 días, donde brotan hermosas hojas amarillas que sólo vivirán por 20 días, con lo cual ocupan unos pocos días del verano.


La begonia puede considerarse como una flor ‘sensual’, la preciosa textura de sus hojas nos maravilla. Esta puede florecer durante todo el año, sólo debe ser llevada a interiores en invierno. Son de ambiente cálido, pero no extremo y aunque deben regarse mucho, no requiere tanto del sol.

La amapola, el jazmín, la flor de cera, la verónica, el girasol son otras de las flores que ven su máximo esplendor en este momento del año y que no requieren de cuidado extremo.


El verano en la Argentina da inicio 21-22 de Diciembre, es el momento más cálido en nuestro país, aunque no tan lluvioso. Con una temperatura entre los 16° y 23° inicia otro momento floral del año.

El Crisantemos es una flor hermosa, sin embargo es extremadamente frágil, por lo cual los vientos fuertes no son lo más recomendados.


La bromelia a pesar de que ve su máximo esplendor en verano, su nacimiento pertenece a la primavera. Estas pueden llegar al metro de altura, y para lograr eso, no debe recibir luz solar directa.


El geranio es una planta de exterior que es muy fuerte y necesita fundamentalmente de la luz solar (temperatura promedio de 30°); la podemos hallar en distintos colores.


El lirio es la belleza por excelencia del verano, su hermosura suele ser muy utilizada en diversos eventos, sobretodo en casamientos. Sus hojas fuertes la hacen altamente resistentes al sol, la brisa y no requieren de mucha agua.


La azucena con su aspecto de trompeta se encuentra en una gran variedad de colores y pueden llegar a ser tan diferentes entre sí, que podrían parecer especies distintas. Son flores tanto de interiores como de exteriores. La tierra debe estar fresca y no pueden recibir sol directamente.


Con un inicio entre 20-21 de Marzo, el otoño suele ser una época plagada de vientos impetuosos, por lo cual no te recomendamos usar sombrero, y aunque las temperaturas son algo similares a las de verano, la sensación térmica puede llegar a descender un poco gracias a los mismo vientos.

El áster es una de las maravillas del otoño. Sus hermosas flores están en pleno auge de finales de marzo hasta mediados de la época invernal. De estas existen más de 500 especies y su néctar es el un manjar para las mariposas monarcas y las abejas (lo mejor para la polinización). Las podés encontrar en azul, morado, rojo, blanco y rosa. Requiere de rocío ligero, pero constante y una tierra con buen abono.


La margarita otoñal, empieza a vivir desde los finales del verano, necesita de buena luz solar y un leve riego. Suelen alcanzar alturas de hasta 1.5 metros, las típicas en nuestra región son las amarillas, azules, violetas y rosas.


La Rudbeckia o Rudbekia es una flor sumamente fuerte y resistente, vive durante todo el año, pues resiste todas las inclemencias del tiempo sin importar la estación, aunque su clímax lo tiene en otoño. Debe ser regada abundantemente y recibir medio día de luz solar.


El invierno, el frío invierno difiriendo totalmente con los meses del hemisferio norte (diciembre, enero y febrero), en el nuestro suele dar inicio entre 21-22 de Junio. Las temperaturas promedio en la capital suelen oscilar los 5° y 9°

El nardo ve la vida a finales del otoño, su alta resistencia al frío la hacen muy atractiva para los jardines invernales. En la región Argentina las más comunes son las blancas y rosas, en otros hemisferios pueden encontrarse en tonos azulados. Estas no requieren de luz solar o agua, el mismo invierno las abastece.


El brezo es una planta muy fácil de cuidar. Este suele crecer en campos abiertos y se adapta muy bien a campos estériles.


La lila forma arbustos perfumados que embellecen el frío invierno. Aunque su nacimiento se da en la primavera, el esplendor de su vida lo tiene a mediados de la época invernal. Durante los meses cálidos requiere de abundante riego y luz solar media.

Compartir este artículo