Descubre cómo tener el control de las malezas y malas hierbas en el jardín

Descubre cómo tener el control de las malezas y malas hierbas en el jardín

Hoy les traemos a nuestra web un artículo de interés para todos aquellos interesados en tener el control de las malezas y hierbas en su jardín. Desde Buenos Aires hasta la cordillera andina existen muchísimos tipos de jardines y malezas, es por eso que hoy te dejamos algunos consejos sobre el control de las malezas y malas hierbas en tu jardín.

Es importante tener conocimiento sobre cómo controlar las malas hierbas y malezas en tu jardín que son un problema común en todo diseño y mantenimiento de un jardín. Incluso los mejores paisajistas y diseñadores de jardines y jardineros profesionales deben hacer frente a estas plagas persistentes. Hay, sin embargo, métodos de probada eficacia para la reducción y el control de las malas hierbas.

¿Cómo reconocer los tipos de malas hierbas?

Sin duda el concepto de mala hierba no hay que tomárselo a la ligera ya que cualquier planta que crece donde no quieres que crezca es signo de mala hierba. Las flores que crecen en el césped o la hierba que crece en el lecho de flores serían consideradas malas hierbas.

Desde hace siglos existen semillas de malezas en casi todos los céspedes y jardines, y se extienden de múltiples formas. Pueden ser dispersadas ​​por el viento, el agua, los animales, enmiendas del suelo que realices, semillas de pasto de mala calidad e incluso por tu propio equipo de jardinería.

Muchas semillas de malas hierbas permanecen en estado latente durante años antes de que comiencen a crecer, ya que deben llegar a la superficie del suelo y recibir la cantidad adecuada de luz solar y la humedad antes de que germinen y contagien a todo el jardín.

 

Hay tres clasificaciones principales de maleza:

 

  • Malezas anuales.

Las malezas son consideradas entre las plantas indeseables por varios motivos: pueden ser antiestéticas, especialmente en un jardín, en un parque u otra área natural. Pueden ser muy abundantes. Pueden restringir la luz a otras plantas deseables.

Este tipo de maleza crece normalmente y produce semillas que mueren dentro de un solo año. En climas más cálidos, algunas plantas anuales pueden sobrevivir a un segundo año. En general, las malezas anuales son las más fáciles de matar.

  • Malezas bianuales.

Estas malezas viven alrededor de dos años. Las malezas bienales se dedican el primer año a su desarrollo vegetativo y el segundo año a la floración y el desarrollo de la semilla.

  • Malezas de planta perenne.

Este último ejemplar de malezas, viven de una temporada a otra y producen semillas cada año.

 

El control de las malezas mediante la implementación de las plantas deseables

El elemento más importante en la lucha contra las malas hierbas es el de promover el mejor entorno posible para el crecimiento de la vegetación deseable. Hay una variedad de condiciones de césped y de las plantas de tu jardín que pueden atentar contra tus propias prácticas de control de malas hierbas y aumentar el potencial del desarrollo de las mimas:

  • Las enfermedades
  • El mal drenaje
  • Una luz solar inadecuada
  • Riego incorrecto
  • Fertilización inadecuada
  • La compactación del suelo
  • Los insectos
  • El desgaste excesivo en un césped

Para reducir los problemas de malezas del césped también es importante cortar el césped a la altura adecuada. Cortar el césped demasiado corto disminuye la capacidad de la hierba a la sombra de la tierra de la luz solar, lo que aumenta el potencial para la germinación de las malezas. El mejor momento para atacar todas las malezas es cuando son jóvenes, tiernas y están en crecimiento activo, que hace tener un aspecto impecable y en condiciones.

  1. Aprende a quitar malas hierbas a mano

El primer paso es la extracción de hierbas no deseadas con la mano o con herramientas de jardín. Esa es la forma más segura, más selectiva y respetuosa con el medio ambiente para controlar las malezas.

Además, puedes eliminar las malas hierbas en cualquier momento, pero inmediatamente después de una buena lluvia hace que la labor sea más fácil.

 

  1. Ataca una maleza tan pronto como aparece.

Inicia tirando de la maleza cerca de su base para que puedas levantar la mayor cantidad posible de la raíz. Para las malezas más grandes con extensas raíces, como cardos y dientes de león, usa una herramienta de jardín, pico delgado o llana, según sean las medidas que posee tu jardín ya que puede facilitarte la labor.

Coloca el extremo próximo a la base de la mala hierba y sumérgela lo más hondo posible en el suelo. Afloja el suelo circundante. Toma la maleza bajo su corona y saca toda la raíz.

Si una mala hierba ha desarrollado semillas, no la agregues a una pila de compost o conseguirás que su propagación sea mayor. Y no querrás eso de ninguna manera.

El uso de herbicidas para controlar las malezas

La eliminación de las malezas de forma manual puede no ser práctica en grandes prados y jardines o para las áreas cubiertas de tu jardín. En estos casos, puedes optar por utilizar herbicidas.

Cuando se aplican correctamente, los herbicidas son muy eficaces en la eliminación de las malas hierbas. Los herbicidas están disponibles en dos categorías principales y puedes conseguirlos en casi cualquier tienda especialista en estas plagas en el territorio argentino:

 

  1. Los herbicidas sistémicos que entran en la planta a través de las raíces y las hojas y se mueven a lo largo del interior de la planta.
  2. Los herbicidas de contacto que matan de afuera hacia adentro. Atacan las partes expuestas de la planta, matando la maleza mediante la reducción de su capacidad de alimentarse a sí misma a través de la fotosíntesis.

 

Aparte de los dos herbicidas mencionados anteriormente, los herbicidas también pueden ser selectivos o no selectivos:

 

  1. Los herbicidas selectivos: matan sólo ciertas plantas. Un buen ejemplo de un herbicida selectivo es uno de césped diseñado específicamente para la eliminación de las plantas de hoja ancha. Estos productos eliminan las malas hierbas sin matar el césped establecido en el que crecen las malas hierbas.
  2. Los herbicidas no selectivos matan a las plantas sin discreción. Matarán a todas las plantas que entran en contacto con él. Puedes utilizar estos productos, por ejemplo, al preparar un área para la siembra o cuando se intenta plantar un nuevo césped. A través de su uso, toda la vegetación viva, incluyendo las plantas con problemas desaparecen indiscriminadamente dándote la oportunidad de empezar de cero en la plantación de tu jardín.

 

Por último, pero no menos importante, están los herbicidas pre-emergentes o post-emergentes.

 

Los herbicidas pre-emergentes están diseñados para su aplicación antes de que germinen malezas específicas, y son un método preventivo y eficaz para el control de malezas.

Los herbicidas post-emergentes establecen una barrera química que no va a matar a las plantas ya establecidas, pero evitará que crezcan malas hierbas con éxito.

 

Consejos para controlar las malas hierbas con herbicidas

El primer paso es averiguar si es un herbicida selectivo o no selectivo.

Marca las jardineras y macetas e incluso contenedores en los que has usado este tipo de herbicidas. Así también marca con rotulador permanente aquellas botellas de espray o rociadores e incluso pulverizadores que uses en la labor de aplicar estos herbicidas y mantenlos separados de las zonas de riego de tu jardín.

 

¡Advertencia! No cortes el césped o podes antes de la aplicación del producto.

 

Primero debes concentrarte en las plantas jóvenes y su crecimiento activo. Aplica herbicidas a las plantas más jóvenes para detener el crecimiento desenfrenado de las malas hierbas. Las plantas más maduras pueden requerir productos químicos más fuertes o varias aplicaciones.

Asegúrate de que las plantas que deseas conservar son lo suficientemente maduras como para resistir los efectos de la sustancia química. Y ten especial consideración con aquellas plantas que son menos grandes o maduras ya que pueden no ser capaces de luchar contra los efectos de la mayoría de los herbicidas.

Puedes tratar grandes áreas con un accesorio especial para esparcir el herbicida. También puedes aplicar herbicidas granulares con un esparcidor.

Después de que las plantas han germinado, el tratamiento localizado es la mejor opción para evitar un daño químico a las plantas deseables.

Evita la aplicación de productos químicos en los días de mucho aire. El producto químico puede desviarse o recorrer las plantas y las flores deseables, matándolas.

No cortes el césped o podes durante varios días después de la aplicación del herbicida. Esto les dará tiempo a las plantas a absorber el material químico limitando el contacto con él.

 

Recomendaciones para tener cuando realices un control de malezas con herbicidas y su seguridad.

Los herbicidas pueden ser eficaces en el control de las malas hierbas pero ten cuidado al manejar estos poderosos productos químicos de forma adecuada y segura. Por razones de seguridad y para ver los beneficios máximos del producto puedes ver la siguiente lista:

Sigue cuidadosamente las instrucciones del fabricante de herbicidas, incluyendo los de uso, seguridad, ropa, equipo de protección, almacenamiento y eliminación. Si no se siguen las recomendaciones del fabricante puede aumentar los peligros asociados con el uso de los productos químicos y reducir su efectividad.

  • Usa siempre guantes apropiados para el herbicida que estás utilizando.
  • Utiliza pantalones largos, camisa de mangas largas, botas de goma y cualquier equipo de seguridad especificado por el fabricante del herbicida en la aplicación de estos productos químicos.
  • Lava toda la ropa después de usarla.

Asegúrate de utilizar sólo la cantidad recomendada de herbicidas para evitar la acumulación de los acuíferos que pueden dañar el medio ambiente. Después de la aplicación mantén a los niños y a las mascotas fuera de la zona tratada de acuerdo con las instrucciones del producto. Guarda los productos químicos en un lugar fresco, seco y oscuro con seguridad fuera del alcance de los niños.

Gracias por visitar nuestra web ¡hasta la próxima!

Compartir este artículo