Conocé los diversos tipos de suelo

Conocé los diversos tipos de suelo

Sabemos que te gustan los jardines, por eso nos visitás, sin embargo, quizás aún no tenés idea de cómo empezar la construcción del tuyo, por ello te decimos “No te preocupes”, acá aprenderás todo lo necesario, de la mano de los especialistas en jardinería en la Argentina.

Para iniciar el proyecto y diseño de tu jardín, son muchos los factores necesarios a tener en cuenta (latitud, clima, luz solar), pero el primordial es la base y sustento de cualquier planta, el suelo, pues es allí donde vivirá, se nutrirá y de quien dependerá su óptimo crecimiento. Para saber qué tipo de suelo tenés o cuál debés elegir, es justo y necesario indagar sobre su porosidad e impermeabilidad, dureza, flexibilidad, capacidad de almacenamiento de nutrientes y humedad, entre otros.

 

Existen diversos tipos de suelo como lo son:

Suelo Franco

Este consta de una arena ultra liviana, lo cual es muy llamativo para especies orgánicas como el humus y el limo. Son muy fértiles e idóneos para el cultivo de víveres y hortalizas.

tipos de suelo

Suelo arcilloso

En este tipo de suelo como su nombre lo indica, el elemento predominante es la arcilla, lo cual le otorga una magnífica fertilidad al mismo tiempo mayor consistencia a la tierra, por lo cual se recomienda para plantaciones de árboles y plantas de mayor tamaño.

A parte de su fertilidad es un suelo que retiene muy bien el agua, y siempre lo encontrarás con un buen nivel de humedad; por otra parte es un suelo que requiere mucho labor en el cuidado, pues es pesado y pegajoso gracias a la misma humedad. Lo recomendable para trabajarlo es en el inicio del otoño, pues es allí donde se encuentra más seco.

También requiere de constante movimiento para evitar el endurecimiento y compactación, pues el drenaje es muy lento debido a su alta porosidad.


Suelo arenoso

Al igual que el suelo Franco es muy liviano y suelto, ya que no retiene gran humedad, con el simple hecho de tomarlo en las manos lo notarás al ver como se te escurre la arena por la separación de tus dedos. Su permeabilidad es muy alta, por lo cual es absorbida con rapidez, pero de igual manera permite la evaporación de la misma.

Este tipo de suelo requiere mayor cuidado en el riego, pues debe ser constante, sobretodo en primavera, donde puede llegar a alcanzar altas temperaturas. De igual manera se deben complementar con más abono que otros tipos debido a que su pH es ácido, haciendo que su nivel de calcio descienda velozmente.


Suelo calizo

Estos son de rápida descomposición, por lo cual las cantidades de abono utilizadas para su sustento son mayores a la de los demás. Para que las plantas de este tipo de suelo no se pasmen ni luzcan con un tono amarillento (hojas) y debilidad (ramas), recomendamos que se le añada materia orgánica tanto superficialmente como internamente, como punto positivo para este tipo de suelo, hay que decir que son fáciles de labrar y permiten una movilidad más práctica pues son menos profundos.

Estos suelos no son aptos para plantas acidófilas, es decir aquéllas que sólo pueden vivir en terrenos ácidos, debido a que manejan un pH entre 4 y 6. Cabe destacar que también requieren de sumo cuidado en el riego, pues son de fácil drenaje.


Suelo pedregoso

Estos en su mayoría los hallamos por formación natural, y no son muchos quienes desean este tipo de suelo en el jardín de su casa, pues sólo permiten la supervivencia de vegetación silvestre, aunque hay personas que lo ven con buenos ojos, pues se sienten más conectados con la creación original y en ocasiones cuando ha sido bien trabajado el fin estético le da un realce a la casa.

Su cuidado es relativamente sencillo, pues no requiere de mucho riego ni abono.


Suelo marga

Este tiene una textura dura, pero desmenuzable con un tono marrón oscuro que indica que es magnífico para el cultivo, pues almacena muy bien la humedad y los nutrientes a la vez que permite su movilidad sin que su estructura se vea afectada. Es aquí donde las lombrices prefieren habitar, siendo esto muy positivo, pues ellas solas trabajarán por vos, pues crearán cavidades por donde la humedad y los nutrientes podrán llegar más profundo, directamente a las raíces.


Todos los suelos son distintos, requieren diferentes cuidados y están diseñados por creación divina para albergar en ellos diferentes especies de plantas. Nuestra intención es guiarte por el maravilloso mundo de la jardinería, pero si querés asesorarte mejor y contar con la opinión de personas expertas, no dudés en consultarnos, estamos para servirte y hacer de tu hogar un lugar más lindo.

Compartir este artículo