Césped en invierno: Consejos que debes tener en cuenta para cuidarlo

césped en invierno

Césped en invierno: Consejos que debes tener en cuenta para cuidarlo

Hoy presentamos un artículo especial sobre la importancia de prestar atención al mantenimiento del césped en invierno.

Las bajas temperaturas en el invierno en la Argentina, muchas veces, dejan dañada la carpeta verde, por eso te ayudaremos a mantener tu jardín en un estado increíble para cuando llegue la primavera.

Durante la temporada de invierno se comprueba si el césped ha sido cuidado y bien preparado durante el resto del año. Antes de que comience la estación invernal en el hemisferio sur hay que retirar las hojas, los restos de corte y otros deshechos vegetales de la cubierta del césped. De otro modo, la humedad podría acumularse y el césped se pudriría.

Un práctico truco es pasar la cortadora de césped, ya que absorbe las hojas y otros restos.

Aunque el pasto se regenere rápidamente tras las condiciones adversas siempre necesita que se lo cuide y por eso te dejamos unos consejos que te ayudarán a cuidar tu césped como nunca antes lo has hecho.

Durante los meses más fríos que va desde mayo hasta agosto en la Argentina, la apariencia del césped se afea y pierde su brillo verde por un blanco opacado por las heladas y el frío que arruina las hojas y el césped.

Uno de los aspectos que más se notan en el césped sufriendo las consecuencias del invierno es que se vuelven marrones y amarillentos, sobre todo por las mañanas en las que amanece helado en la superficie.

Césped en invierno.

Uno de los consejos más recomendados por los expertos en el área es administrar dos fertilizaciones al año para proveer los nutrientes necesarios, pero esto puede variar según la diversidad y en la zona donde se encuentre el césped, ya que las temperaturas son diferentes y el estado del césped puede cambiar de un momento a otro.

Césped ideal para tu hogar.

¡Ojo! Uno de los mayores peligros es la aparición de hongos

Para evitar que aparezcan en tu césped es mejor realizar un corte un poco más alto y no hacerlo inmediatamente después del rocío, pues la humedad y la acumulación de restos es un caldo de cultivo de hongos. Por eso conviene cortarlo cuando ya esté seco.

Si tienes un césped que ha crecido de forma natural, el trabajo más frecuente que tienes que hacer será librarlo de las malas hierbas. En invierno pierde más color, pero en primavera lo recupera con facilidad si realizas varios cortes según va creciendo.

Y por último, en cuanto al riego, casi no hace falta regarlo ya que con la humedad de por las mañanas y las precipitaciones es suficiente. Sólo si no lloviese y tuviéramos un clima más seco (aunque frío), deberíamos regarlo al menos una vez por semana.

En cualquier caso, si riegas el césped en invierno, no lo hagas a última hora de la tarde porque con las pocas horas de sol que queden no se va a secar y propiciará que se hiele durante la noche.

Así que ya conoces lo que tienes que hacer para cuidar tu césped de una forma natural. Gracias por visitarnos ¡hasta la próxima!

Compartir este artículo